2007: "Tarde, pero seguro"

En 1996 hacíamos una obra que quedó marcada en la historia del grupo..."Gonorreo y Chuleta", al terminar ese año, los jóvenes de aquel entonces hicieron algo, que ellos denominaron un pacto, que consistía en que cuando se cumplieran 10 años volveríamos a hacer la obra con los mismos integrantes. Como director sabía que la vida nos va llevando por distintos caminos y haría bastante improbable lograr esto, sobretodo cuando muchos de los estudiantes que integraban el elenco se iban a estudiar a ciudades como Córdoba o Buenos Aires, pero no era el momento apropiado para estropearles la ilusión. En aquel momento les prometí que cuando comenzara el 2006 les estaría recordando y/o invitando a cumplir ese "pacto", y así lo hice pero las respuestas fueron las de esperarse, la gran mayoría tenía compromisos o vivían muy lejos de nuestra ciudad para llevar a cabo esta promesa que se habían hecho entre ellos. En nuestra ciudad quedaban pocos "sobrevivientes" de aquel elenco e incluso como parte activa de nuestro grupo solo quedaban dos personas: Javier que había hecho el papel de Príncipe y Daniela que hacía el papel principal femenino: Chuleta. Cuando quedó establecido que no lo haríamos, pensamos que quizás era lo mejor, teníamos un recuerdo muy importante como para que al querer repetir esta historia no se lograra algo como lo que se vivió en aquel entonces, pero pasó el 2006 y al comenzar el 2007 y al tomar el pedido de nuestros chicos de volver a hacer "Convención de mucamos", me pidieron que le haga alguna adaptación para incorporarle cosas nuevas. Me senté a escribir y se me ocurrió llevar la antigua versión hacia una historia romántica y como siempre, hay historias que son "símbolos", y comencé a escribir una parodia sobre Romeo y Julieta hasta que me di cuenta que era innecesario hacerlo si ya tenía toda una obra escrita sobre el tema, y fue allí donde comencé a "plagiarme" a mi mismo y terminamos presentando esta mezcla de "Convención de mucamos" y "Gonorreo y Chuleta", claro está que sin haberle contado nada a Daniela, quien recibió una grata sorpresa cuando abrimos el telón y se encontró con la escenografía original de la obra que había hecho ya once años atrás, la emoción fue importante y el público disfruto de hora y media de espectáculo, habiendo logrado en escena mucho mas de lo que aún nosotros suponíamos.

R. S.